viernes, 30 de mayo de 2008

Odisea telefónica.

Bueno, me apunto también al concurso "Respira hondo y relájate" que está organizando Santeador en su blog. Esta anécdota es un pelín larga... peroooo me gusta contar mis historias con pelos y señales jajaja... habría puesto más cosas que me dijo si me hubiese parado a pensar para acordarme... pero creo que con esto es más que suficiente... es la persona que más me ha crispado en el trabajo.
Ahora lo cuento:

Hace ya algún tiempo tuve un encontronazo, por decirlo de alguna manera, con una señora gritona por teléfono. Dicha señora llamó porque tenía una cámara en el servicio técnico por una reparación y se quejaba de que hacía mucho tiempo que estaba alli y nadie le decía nada ni le avisaban ni sabía qué había sido de su cámara (hay que decir que lo decía todo con una prepotencia, que yo creo que no debe tener amigos porque nadie la debe aguantar...). Al poner en el ordenador el número de resguardo, apareció en la pantalla algo que distaba un poquito de la historia que me estaba contando. Era una chica que ya había llamado una vez por lo mismo y tambien me tocó a mi atenderla... por desgracia. Se le avisó hacía buuuuf de tiempo para que se acercara a ver el presupuesto, si quería repararla o no y se lo expliqué YO la anterior vez, que hasta que firmara sí o no, la cámara estaría en el taller hasta que el presupuesto caducara y nos la devolvieran, lo cual podría demorarse más. Ésta empezó a gritarme que no pensaba firmar nada, que por qué no entraba en garantía (ooootra vez el típico caso de "como grito, tengo razón"). Yo, amablemente, todo lo amable que podía ser dado lo que me estaba soltando por el teléfono, le expliqué los motivos: que... vaya ahora no los recuerdo... pero creo que era que forzó la tarjeta SD y se cargó el enganche que la sujeta. Y ocurrió lo normal de estos casos, que ella no lo había roto, que si se había roto es que la cámara no era buena (y yo qué sé las manazas que tienes??), que como le cobraban tanto por una pieza tan pequeña... Y lo mejor, que a ella NADIE le había dicho que tenía que ir a firmar nada, y yo le preguntaba "¿estás segura de que no te lo habían dicho?", ella seguía con que no sabía nada y que no pensaba venir a firmar na-da, que mi otra compañera con quien había hablado no le avisó. Yo otra vez "¿seguro que no?", y seguía negándomelo y poniéndome a parir. Cuando me harté le dije "Escucha, esto que te he dicho sí que lo sabías, porque fui YO quien te atendió la otra vez que llamaste y te lo dije. No me digas que no porque me acuerdo perfectamente, además de estar anotado en el ordenador". Su reacción? Tratarme de mentirosa y decir el último recurso ya que tiene la gente para intentar meter miedo: Pues os voy a poner una reclamación porque no me arreglais la cámara en garantía!!Os voy a denunciar porque no vendeis cosas en condiciones, vendeis mierda!! Y yo no pienso ir a firmar nada, yo quiero mi cámara!! Pues no me dijiste nada de firmar el presupuesto!! Seguía sin enterarse de que si no firmaba nada no nos la traerían, pero ella no atendía a razones y seguía con sus malos modos y haciéndome quedar como una mentirosa. Ahí ya no pude más, estaba que me subía por las paredes después de media hora laaaaarga de escuchar a esa indivídua gritandome por el auricular del teléfono, que se lo pregunten a mi oreja derecha que estaba roja enterita. La puse en espera, me metí en el almacén pequeño que tenemos allí, me puse a llorar de pura rabia y a dar hostias a todo lo que tenía por delante hasta que una compañera me preguntó qué me pasaba, le conté todo, que si la tuviera delante me la comía y al final la tuvo que seguir atendiendo ella, yo ya no podía volver a hablar con esa tía sin insultarla y mandarla a la miii..... Lo último que escuché de la conversación que continuó mi compi fue:-No, mi compañera no tiene por que explicarme nada, me lo explica usted-

La verdad, esa es la única vez que he perdido los nervios con un cliente... además me hizo perder más de media hora, que estuve aguantando el tipo mientras me gritaba y me hacía quedar mal. Le habría pegado un sartenazo en toda la cara!! Ahora me río, pero aquel día... vaya tarde me dio... tuve miedo de coger el teléfono durante unos días por si era ella de nuevo... XD
Bueno, al menos el premio de consolacióm mereceré, no? :P

4 comentarios:

BlogSTD dijo...

Entiendo la rabia que deberías sentir, de todas formas le diría (supongo que lo harías aunque no lo has escrito) que aunque no le hubieran avisado, ahora le estabas avisando para que fuera a firmar y tampoco quería venir, que mas no puedes hacer. Y que si quiere poner una denuncia que la ponga pero que no te haga perder el tiempo, adiós muy buenas.CLick!

Pero vamos.. que dos ostias (y mas) ya me estaban dando ganas de darle a la tía eh!...dioxx

xauli dijo...

ay... los gritos... el pan de cada día en postventa...

Yo a veces lo que hago es dejar el auricular descolgado con el manos libres y voy haciendo otra faena mientras despotrican, así se les pasa el stress y cuando parece que ya se han calmado se lo vuelvo a explicar de nuevo.

¿Nunca te han dado ganas de decirle aquello de "Diselo a mi mano que yo no te escucho". xD

Kurioso-man dijo...

No me cansaré de repetir la santa paciencia que tienen algunos compañeros. Por desgracia, yo cada día aguanto menos a los clientes testarudos, descerebrados y que no atienden a razones.
Espero algún día llegar a tener la mitad de la paciencia que tiene PsykE.
Un saludo

Jelens dijo...

Lo que me podido reir jajaja, me siento muy identificada contigo. Hace días que te llevo leyendo pero hasta ahora no te he comentado.
Lo que has de aguantar... ains...