sábado, 28 de junio de 2008

Lanzamiento de aire

No me acordaba de esto jajajaja. Esta semana me han pasado algunas cosillas pero me he decantado por escribir ésta.
Vino un chico sobre principios de semana con un aire acondicionado portatil, lo quería devolver porque hace mucho ruido, me puse a hacerle un vale por el precio que pagó y él ya empezó con el "No, no, a mi me das mi dinero que no quiero un vale" (y a mí en esos casos me viene a la cabeza "no es lo que tú quieras, es lo que yo te ofrezca") y empecé a explicarle que ya no se devolvía el dinero, que era un cambio o un vale (y punto). Entonces llegó la famosa frase "Pues a mi me dijeron que me devolverían el dinero" y la mía "Imposible. Te lo dijeron asi, literalmente que te devolvemos el dinero?" A lo que él, por supuesto, respondió que sí (mentira cochina). Le pregunté como era la chica que se lo dijo, peromisteriosamente no sabía si era alta, baja, morena, rubia... endos días había olvidado esa parte de su vida. Como de costubre, empezó a gritar, a intentar poner de su parte a los demás clientes alucinados... Y le dije, con el respaldo telefónico de la jefa de esa sección) que no le iba a devolver el dinero, dijera lo que dijera, que si no se lo creía podía mirar en las cajas antes de pagar, que hay unos cartelitos bien monos en los que se deja bien claro, pero según el tipo "Yo no voy a estar leyendo todos los carteles, no te parece?" Y como no quería el vale, le enpaqueté su aire acondicionado y se lo di. Se fue a hablar con la jefa y por lo que me contaron por telefono las chicas de informacion se estaban descojonando con el tipo ese y sus malas formas. Total, que al cabo del rato se acercó otra vez a mi mostrador y me lanzó el aparato del aire por encima del mostrador, que rebotó contra el canto de la mesa y cayó al suelo a mi lado soltando cosas por la boca como queriendo hacer entender que ya que no le devolvíamos el dinero, le daba igual romperlo porque nos lo íbamos a quedar... iluso. Lo revisé a fondo y tuvo suerte que el aparato no se había roto del golpe, que si no ni vale ni leches... Se acercó y dando un golpetazo en el mostrador con la mano me dijo: "Dame el puto vale!" A lo que yo maticé con cara de pocker: "Se llama vale regalo, no puto vale" (ole yo y mi chulería innata). Eso sí, antes de irse con su vale en la mano le solté con la alegría que me caracteriza: "Adios, gracias! Y muy amable!" La educación ante todo jiji.
Lo que me dejó extrañada es que al ratillo, vino un compañero y me dijo que ese chico trabaja en otra tienda asi grande que venden de todo... que no entendía como se ha comportado de esa forma cuando él está tambien de cara al público y sabe como van las cosas... lo que hay que ver.
Pero no se salió con la suya jejejeje....

4 comentarios:

C.A.U. dijo...

Joe que tensión! Si es que hay gente que el calor les afecta demasiado al riego me parece a mi...

BlogSTD dijo...

Madre mía ! ¿y no hay uno de seguridad para que pruebe la flexibilidad de las costillas del cliente con el método "porra de acero" ?
Eso si que sería refrescante y no el aire acondicionado...

Kadesh dijo...

Pena que la caja no fuera de goma y le rebotara, dándole en toa la frente y dejándole un aspa clavá en un ojo!!!
Diox, que gentuza hay suelta. Que estres.
Menos mal que te lo tomas con humor... que si no... jajaja

Carlos Yus dijo...

Es una pena que haya gentusa así suelta ...
La verdad es que hay algunos que parece que no les dejan hablar en su casa y otros vienen cabreados ya de fuera.
Es lo que hay en "atención al público"... ánimos.